Ad

El conjunto catalán logró sacar un punto de oro en un estadio donde había tenido malos resultados en los últimos años, con esto logró llegar a su partido 33 invicto de manera consecutiva.

De los siete puntos que el FC Barcelona necesita para quedar campeón, este martes por la mañana logró sacar uno muy valioso en uno de los estadios que más se les ha dificultado en los últimos años. Para ser más específicos, desde Abril del año 2015 que el Barcelona no puede ganar en Balaídos, en dos de las ocasiones que el conjunto catalán visitó el estadio, sufrió goleadas con Luis Enrique como técnico del equipo. Para este partido, el pasado reciente nos invitaba a pensar que el Barcelona corría peligro de perder el invicto de 32 partidos con el que llegaba en esta temporada que busca emular la campaña perfecta que el Arsenal de Wenger a principios del milenio. El Barça finalmente logró salir vivo de este primer partido complicado en su camino hacia el título, para tener un escenario ideal en el Clásico necesitará ganar en La Coruña la semana que viene y sólo ganar en el Camp Nou una semana después para ganar el título en la cara del Real Madrid.

Ad

El partido en sí estuvo realmente entretenido, Messi arrancó el duelo desde el banquillo y Ernesto Valverde hizo una verdadera revolución al poner a casi puros suplentes. De los que mejor respondieron fue el central colombiano Jerry Mina, Philippe Coutinho que colaboró en el primer gol y Ousmane Dembele que logró anotar el primer gol de su equipo poco después de la media hora de partido. Poco antes de que se pitara el medio tiempo, Castro empató el partido para el Celta y puso las cosas mucho más interesantes para el complemento porque el invicto del Barcelona estaba en peligro real durante una temporada excepcional para los catalanes. En el papel pareció que Ernesto Valverde quiso inventar algo que pocos entendieron, su intención es la de llegar con sus jugadores titulares descansados para la final de la Copa del Rey del próximo sábado ante el Sevilla.

Ya en la segunda mitad, al Barcelona le costó un poco más de tiempo adecuarse al clima del partido. Hasta que Leo Messi entró las cosas cambiaron, precisamente en el minuto 64 fue cuando Paco Alcácer cerró la pinza en un centro desde la derecha y logró anotar el segundo gol para encaminar más el resultado para el conjunto visitante. Pero cerca del final llegó un momento polémico, en el cuál Iago Aspas anotó el 2-2 final ayudándose con el brazo claramente pero sí se notó en la repetición. A pesar de esta jugada polémica, el Barcelona mantuvo su invicto y aún tienen la oportunidad de ganar el título de liga frente al Real Madrid en su propio estadio independientemente del invicto que todavía pueden conseguir a final de temporada. Ahora lo que le queda al conjunto de Valverde es la final de la Copa del Rey ante el Sevilla en el Wanda Metropolitano el próximo sábado, después pensar en el Deportivo la Coruña.

¿En qué partido le quitarán el invicto en La Liga al Barcelona? ¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!

Ad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here