Ad

Con goles de Marcelo y Asensio, el Real Madrid logró sacar un importante triunfo en la semifinal de ida contra el Bayern Múnich en el Estadio Allianz Arena.

El PSG llegaba a los octavos de final de la Champions invicto en casa en la temporada, cuando enfrentó al Real Madrid esa racha terminó. La Juventus llegaba sin conocer la derrota en casa durante la temporada, para los cuartos de final el Real Madrid llegó a Turín y esa racha terminó. Ahora el Bayern Múnich que también estaba invicto en casa durante toda la temporada, enfrenta al Real Madrid en la semifinal de ida y volvió a pasar lo mismo. Pocos dudan ya que este equipo fue hecho para jugar la Champions League, es el monarca de la competencia y el rival a vencer. Hoy Zinedine Zidane debe estar tranquilamente emocionado por lo que está haciendo con su equipo, estamos ante uno de los entrenadores más especiales en la historia del fútbol y también como no, ante uno de los más suertudos tanto de jugador como de estratega. Esa suerte se le volvió a manifestar este miércoles en Alemania, de entrada por un penal no marcado en su contra tras una falta a Lewandowski en el primer minuto de juego y que no se marcó.

Ad

Pero la buena fortuna del Madrid no tiene límites, al minuto 8 caía lesionado Arjen Robben para darle oportunidad a Thiago Alcántara. Pasando la media hora de partido también caía Jerome Boateng quien le dió oportunidad a Süle, ambas lesiones fueron musculares y mermaron al Bayern para el resto del partido. El gol inicial de Joshua Kimmich importó poco, ya que en el aire se respiraba una sensación de que este Real Madrid iba a sacar el resultado a pesar de que su estrella Cristiano Ronaldo no estaba en su día y cumplió su primer partido en toda la competencia sin anotar un gol. Zidane tenía todo fríamente calculado, para él hacer los cambios fue una estrategia que le funcionó a la perfección y después del gol de Marcelo que empató el partido antes del descanso, parecía que Zidane sabía el final de este partido. Para el segundo tiempo, el técnico francés sacó a Isco para darle entrada a Marco Asensio, el joven delantero que es un especialista en este tipo de partidos trabados.

Le bastaron diez minutos a Marco para darle la victoria al Madrid, lo hizo gracias a una desafortunada acción defensiva de Rafinha en la que regaló el balón a Marco que inició el contragolpe con Lucas Vázquez y que él mismo terminó marcando el gol de la victoria. El resto del segundo tiempo después de eso estuvo marcado por un par de intervenciones descomunales de Keylor Navas, el arquero tico supo enmendar sus errores en el gol inicial del Bayern y terminó salvando a su equipo de una derrota que pudo terminar con un resultado muy distinto al que todos vimos. Ahora todo queda para la vuelta, pero este resultado es excelente para el Real Madrid, que se perfila a jugar su tercer final de Champions de manera consecutiva y todo gracias a lo que ha logrado Zidane con estos jugadores. Todo parece indicar que tendremos una final entre el Real Madrid de Zidane y el Liverpool de Jürgen Klopp.

¿Cómo definirías la suerte de este Real Madrid y Zinedine Zidane? ¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!

Ad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here