Ad

Con doblete de Karim Benzema, el Real Madrid logró aguantar de manera agónica ante un Bayern que murió de pie en el Estadio Santiago Bernabéu e hizo sudar a los blancos hasta el final.

Nunca en la historia de la Champions League, un equipo había logrado ganar dos finales de esta competencia de manera consecutiva y el Real Madrid lo hizo la temporada anterior. Pues el conjunto blanco no se conforma con este récord, este martes demostraron que este torneo fue hecho para ellos porque han logrado llegar a su tercer final de manera consecutiva y la cuarta de los últimos cinco años. Hoy el Real Madrid recibió al Bayern Múnich en el Estadio Santiago Bernabéu para la semifinal de vuelta con una ventaja de 2-1, se sabía que en este partido los de Zidane iban a sufrir de lo lindo y así fue. Este Real Madrid sigue sin jugar bien sus partidos, pero sigue ganando como siempre lo hace en esta competencia y sigue demostrando su pedigrí que está por encima de cualquier otro equipo en Europa.

Ad

Para llegar a esta tercer final consecutiva, el Real Madrid ya eliminó al PSG en octavos, a la Juventus en cuartos y ahora al Bayern Múnich en semifinales. Pero el conjunto bávaro no se lo puso tan fácil a los blancos, que empezaron ganando el partido con un tempranero gol de Joshua Kimmich y le dio esperanza a su equipo para remontar el encuentro. Sin embargo, el delantero Karim Benzema que no había aparecido mucho durante toda la temporada finalmente apareció en este partido tan importante. Un gol del delantero francés puso el empate a los once minutos del partido. El resto del primer tiempo estuvo casi por completo dominado por el Bayern, que jugó mucho mejor partido que los blancos en toda la eliminatoria pero le hizo falta la suerte del campeón. Justo antes del medio tiempo, Marcelo cometió una clara mano dentro del área que no se marcó como penal a favor de los alemanes.

Para el segundo tiempo, el Real Madrid pudo ponerse al frente en el marcador con un gol de vestidor anotado por Karim Benzema y obligó al Bayern a irse al frente con todo lo que tenía. Los Blancos sufrieron demasiado durante todo el segundo tiempo, pasando la hora de partido James Rodríguez logró anotar el segundo gol del Bayern y no celebró debido a su pasado madridista. A partir de este momento, los Blancos se encomendaron a San Keylor Navas que realizó varias intervenciones importantísimas para su equipo. Gracias al arquero de Costa Rica, que el Real Madrid terminó calificándose a la gran final de Kiev ante un equipo que mereció más que ellos. Pero al final del día, el Real Madrid es el equipo que más suerte tiene en esta competencia, una suerte que desde que llegó Zidane se ha maximizado. Los Merengues ya esperan al Liverpool o la Roma.

¿Cómo definirías la suerte del Real Madrid en la Champions League? ¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!

Ad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here