Ad

Gran planteamiento de la Selección de Irán, que llevó a España al límite durante los noventa minutos del partido y sólo un gol de Diego Costa de rebote pudo romper el cero.

Contrario a lo que todos creíamos que iba a pasar entre las selecciones de España e Irán, el conjunto ibérico terminó sufriendo mucho más de la cuenta para poder derrotar a la selección dirigida por Carlos Queiroz gracias a un gol que llegó gracias a la fortuna. La Roja controló durante el primer tiempo con su ya característico juego de toque, Irán se tiró atrás y no les quedó de otra más que aguantar los intentos del equipo español, aguantar hasta el descanso sin recibir un gol ya era una hazaña increíble para el conjunto iraní y tenían la esperanza de por lo menos sacar un empate. Cuando arrancó el segundo tiempo, los jugadores de España parecían un poco más cansados de lo usual y bajaron mucho las revoluciones del partido para intentar buscar el gol por cualquier medio posible. La Roja sentía que podía ganar este partido fácilmente, pero al final se terminaron llevando una sorpresa.

Ad

Tal como le pasó a Portugal en su partido contra Marruecos, Irán empezó a ir un poco más al frente con el balón controlado y tuvieron algunas ocasiones en las que generaron peligro en la portería de David de Gea. Pasaron nueve minutos del segundo tiempo cuando llegó el momento clave para España, Diego Costa comprobó que está en buen momento con el gol al anotar uno de rebote tras recibir un balón, chutar y que la pelota rebotara en su rodilla después de un rechazo de la defensa iraní. El hispano/brasileño aceptó después del partido que tuvo mucha fortuna durante esa jugada, pero también alegó que España fue mejor en el rendimiento durante casi todo el partido. Pero la realidad es que la selección española sí jugó a mucho toque, pero Irán también se desempeñó muy bien en su estilo defensivo que estuvo cerca de darles el empate después del gol que logró anotar Diego Costa de pura chiripa.

Fue unos minutos después del gol inicial, cuando en una jugada a balón parado Irán anotó un gol de cabeza y fueron todos a celebrarlo de manera efusiva porque el árbitro lo había marcado. Sin embargo, el silbante uruguayo Andrés Cunha terminó por anularlo después de recibir apoyo por parte del VAR tras ver un claro fuera de lugar en el segundo toque del conjunto iraní durante la jugada. Carlos Queiroz estaba que echaba humo, porque él sabía que esa era la jugada en la que iban a poder sacar por lo menos un punto de este partido contra la Roja y esa posibilidad se le terminó negando. Pero el VAR una vez más, salvó la integridad de este partido y siguió comprobando que funciona bastante bien en situaciones dudosas como esa. España al final logró tres puntos muy valiosos con los que empate prácticamente en todo con Portugal, por lo que el tercer partido para ambos será crucial para saber quién se queda con el primer y segundo puesto del Grupo B en esta Copa del Mundo.

¿Qué te pareció el rendimiento de España en este partido contra Irán? ¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!

Ad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here