Ad

En el partido más bravo para la Argentina, un error grosero de Willy Caballero empezó a fraguar la debacle de la albiceleste que culminó con goles de Modric y Rakitic. Messi fue un fantasma durante todo el partido.

No podemos decir que esto no se veía venir, desde antes de que empezara la Copa del Mundo todos los medios argentinos ya cantaban que la Argentina no sería capaz de llegar a la final del Mundial como lo había hecho hace cuatro años. En esta ocasión, el equipo dirigido por Jorge Sampaoli llegaba en un nivel muy lejano de aquel equipo que terminó perdiendo la final ante Alemania. Hay mucha gente que no se atreve a culpar a Leo Messi de esta situación, pero no podemos dejar de pensar en la cara de velorio que tenía el argentino antes de que comenzara el partido contra Croacia como si ya supiera lo que se venía. Este tipo de partidos son los que definen a un jugador como el mejor de la historia o de todos los tiempos, Cristiano Ronaldo en lugar de quejarse o venirse abajo por tener compañeros que no están a su altura, busca alternativas para sacar adelante el resultado y Leo simplemente no ha podido con el paquete. Conociéndolo, después de este Mundial si su selección termina quedándose en la fase de grupos, no nos extrañaría que Messi ahora sí decida no volver a jugar con su selección.

Ad

Desde un inicio en el primer tiempo, el partido ya venía viéndose bastante complicado para ambos conjuntos, Croacia sabía que esperando un contragolpe encontraría sus oportunidades pero no se esperaba un error grave que les cayó del cielo. Después de un empate sin goles en el primer tiempo que generó más dudas en Argentina, arrancando el segundo tiempo le llegó un balón a Willy Caballero que despejó cuál balón de playa y se la dejó en bandeja a Rebic para que anotara un golazo de volea que dejó en shock a todo el país de Argentina. Este gol fue como uno de esos golpes directos a la quijada que recibe un boxeador, de los que te aflojan todo el cuerpo y te dejan a la merced de un knock-out. Ninguno de los jugadores parecía entender lo que estaba pasando, este era el momento preciso para que Lionel apareciera pero justo en estos momentos es cuando el ‘Enano’ no ha sabido responder tanto a nivel de club como internacional. Los momentos más cómodos para Leo, son cuando tiene un equipo que lo arropa con buen fútbol y es aquí donde está su debilidad.

Para detener a Messi, la selección de Croacia ya entendió la fórmula perfecta que desde hace rato varios equipos han empleado y que el futbolista no ha podido contrarrestar. Basta con hacerle marca escalonada de cuatro o cinco jugadores al mismo tiempo, sin dejarlo pensar cuando tiene la pelota en los pies y lo habrás borrado del partido. Una Argentina sin ideas lo siguió intentando pero en el aire ya se respiraba olor a sangre, misma que Croacia supo reconocer y aprovechar con dos latigazos finales primero de Modric y después de Rakitic. El del ’10’ del Real Madrid llegó con un disparo colocado desde fuera del área, el del ‘4’ del Barcelona llegó en un contragolpe final para terminar de cerrar el ataúd de la albiceleste. A pesar de que este resultado no es final para Argentina, el conjunto de Sampaoli ya depende de lo que pase en el partido de mañana entre Nigeria e Islandia para seguir soñando con resolver la clasificación en segundo lugar para el último partido contra Nigeria de la semana que entra. Jugando de esta forma aunque califiquen, los argentinos no llegarán muy lejos en este Mundial.

¿Qué porcentaje de responsabilidad tiene Lionel Messi de este resultado de la Argentina? ¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!

Ad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here