Ad

Buen planteamiento de Croacia en un partido que dominó en el primer tiempo, pero que las individualidades de Francia pesaron más el final. Les Bleus logran su segundo campeonato del Mundo.

Veinte años tuvieron qué pasar para que la Selección Francesa de Fútbol volviera a sacar una generación excepcional, que ya había avisado sus intenciones de dominar el fútbol a nivel internacional después de haber llegado a la final de la Eurocopa en el 2016. Desde un inicio en esta Copa del Mundo llegaron como candidatos a quedarse con el trofeo este domingo, su plantilla plagada de talento avisaba que a pesar de no jugar bien sus partidos siempre tendrían a sus figuras para sacarlos de cualquier tipo de apuro y al final eso fue lo que terminó dándole su segunda estrella ante Croacia porque francamente fueron inferiores al conjunto de los Balcanes. Pero a pesar de la calidad de favoritos, los croatas terminaron siendo los que propusieron fútbol ofensivo desde el inicio de esta gran final y merecieron más de lo que se terminaron llevando por todo el esfuerzo que hicieron a lo largo del torneo.

Ad

En los primeros veinte minutos un gol para Croacia habría sido lo más justo, pero una desafortunada jugada en la que Mandzukic desvió la pelota tas un centro de Griezmann a balón parado, inauguró el marcador a favor de Francia sin merecerlo. A pesar de haber quedado atrás en el marcador, Croacia supo reaccionar a los die minutos de recibir el gol con un espectacular remate de media vuelta de Iván Perisic que empataba el partido y nos daba esperanzas de ver una gran final de Copa del Mundo. A siete minutos del final se hizo presente la más reciente innovación impuesta por la FIFA, el VAR hacía revisar al árbitro Pitana una mano dentro del área de Croacia y tras revisarla optó por marcar la pena máxima. Antoine Griezmann se plantó frente a Subasic a sabiendas de su mala suerte en finales, pero el delantero del Atlético Madrid pudo superar sus fantasmas y puso a su selección al frente en el marcador antes de irse al descanso.

Pero tanto esfuerzo durante todo el torneo tenía qué pasarle factura a los croatas tarde o temprano, entraron al segundo tiempo a una velocidad menor que la del primer tiempo y Francia se supo aprovechar de esto a la perfección. La gasolina les ajustó hasta la hora de partido, momento en el que Paul Pogba empezó y terminó una gran jugada en la que sacó un disparo desde fuera del área colocado ‘made in Pogboom’ para darle el tercer gol a su selección que ya se veía como el dominador absoluto del partido. Pocos minutos después le llegó el momento a Kylian Mbappé, jovencito de 19 años que dejó su nombre marcado en esta final con otro disparo desde fuera del área y el cuarto gol para Les Bleus. Hubo un momento después del gol de Mbappé en el que Lloris cometió un grave error y le dejó la pelota a Mandzukic para anotar el segundo de Croacia, pero no fue suficiente para evitar que Les Bleus se coronaran Campeones del Mundo en Moscú. Ha empezado el reinado de la segunda generación dorada de Francia, los próximos años ellos serán los rivales a batir.

¿Cómo describirías a esta generación francesa Campeona del Mundo? ¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!

Ad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here